Conectarse

Recuperar mi contraseña

AMBIENTACIÓN.
La guerra ha transformado a Norteamérica en el país de Panem, dividido en doce distritos controlados por el tiránico Capitolio. Los Juegos del Hambre obligan a dos jóvenes de cada distrito a luchar por su vida en un espectáculo televisado con único vencedor.

Tras los suicidios de algunos tributos en las últimas ediciones de juegos, los distritos se han comenzado a organizar para una rebelión contra el capitolio. Los cabecillas de la revolución reparten el boletín rebelde, un folleto anónimo que apuesta por la revolución, y en el distrito 13 las fuerzas del ejército se preparan para una guerra inminente. Sin embargo, en el Capitolio, donde todavía persiste la emoción de los recién terminados 79 Juegos del Hambre, extreman las medidas de seguridad y jugarán todas sus cartas para que los rebeldes no se salgan con la suya.
Últimos temas
» Confieso que...[V. 05]
Dom 19 Mar 2017, 03:55 por Cintia L. Dubois

» Holiiiz...Nueva tributo aqui :D
Dom 23 Ago 2015, 23:37 por Proinnteach Munro

» Deion Schnitzler
Dom 23 Ago 2015, 23:33 por Proinnteach Munro

» Klaha Razz.
Dom 23 Ago 2015, 23:33 por Proinnteach Munro

» ≡ DOS AÑOS DESPUÉS...
Dom 23 Ago 2015, 23:31 por Proinnteach Munro

» ≡ SUBIR DE EDAD.
Dom 23 Ago 2015, 23:30 por Proinnteach Munro

» Jessica L. Pinaud [incompleta]
Dom 23 Ago 2015, 23:29 por Proinnteach Munro

» ≡ PIDE TU RANGO.
Dom 23 Ago 2015, 23:21 por Proinnteach Munro

» mis dibus
Lun 24 Nov 2014, 13:36 por Gabriella-Phantomhive

» Holaaa, soy nuevo :)
Sáb 04 Oct 2014, 06:26 por Nicholas D. Jane

» ¡Hola Hola!
Sáb 04 Oct 2014, 04:14 por chicoaeseg15

» El último que postea, ¡gana! [V. 03]
Miér 30 Jul 2014, 03:07 por Nydia Harclay

»  Fuck, date o pass [V. 05]
Sáb 26 Jul 2014, 06:53 por Helle Ehle

» Hi!
Sáb 26 Jul 2014, 06:42 por Helle Ehle

» Ponle enemigo al de arriba.
Sáb 26 Jul 2014, 05:50 por Helle Ehle

» ¿Esto o aquello? [V. 03]
Sáb 26 Jul 2014, 05:49 por Helle Ehle

» Coloca en una casa de Hogwarts al PJ de arriba
Sáb 26 Jul 2014, 05:48 por Helle Ehle

» Los Juegos del Hambre: VENGANZA (continuación Sinsajo)
Sáb 21 Jun 2014, 12:42 por sam everdeen

» Ponle pareja al de arriba [V. 05]
Miér 21 Mayo 2014, 11:37 por Matt Dennison

» Alguna vez has...
Jue 15 Mayo 2014, 06:12 por Marly

GANADORES DE LOS JUEGOS.


PERSONAJES DEL MES.





La luna de Salem (parte de una novela)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La luna de Salem (parte de una novela)

Mensaje por Hazel Schwarzk el Miér 21 Sep 2011, 09:59

Bueno a ver tengo un blog con una historia llamada: La Luna de Salem y he pensado en dejar un cachito *-* y que me deis vuestra opinión porque normalmente por mi blog sólo comentan 3 personas que son siempre las mismas (a pesar de que ponga de que tengo setenta y tantos seguidores)

Y eso que a ver qué os parece:


1.Liselotte


El silencio se hace presente, ningún sonido existe a mi alrededor, la vida es una injusticia, como bien decía mi madre: “La muerte está tan segura de su victoria que nos da toda una vida por delante”. La oscuridad me rodea y es mi compañera. Mi vigía, un pequeño pájaro de color aguamarina, apoyado en el resquicio de la ventana enrejada, bañada por la luz de la luna.
Enrejada, como mi vida, cada barrote me quita una libertad diferente, cada uno de ellos sentencia mi silencio que se hunde en mi piel hasta ser parte de mi memoria, y así es el círculo vicioso de mi vida: todo silencio.
Me revuelvo sobre el frío suelo, entrechocando mis muñecas y cruzando mis piernas, encogiéndome como hace Snuff antes de dormirse. Ojalá todo fuera como antes de que comenzase esta absurda locura inexistente.


La luz de la mañana pasa entre los barrotes de la ventana, más bien una rendija, hasta bañar mi rostro acariciándolo con colores anaranjados, anunciándome un día no muy deseado por mí. Suspiro mientras me siento, apoyando mi espalda sobre la fría pared de piedra. Me restriego los ojos cansados y soñolientos con el dorso de la mano. Huir no me serviría de nada, además, eso siempre ha sido de cobardes, nada digno. Miro a mi alrededor observando las tres paredes de piedra que me rodean y la reja de barrotes gruesos frente a mí, que es mi única salida. Tras la puerta que me encierra, una sala vacía y oscura, sino fuera por la rendija que sobre mí se encuentra y por la cual la luz entra de forma tímida como sino hubiera sido invitada.
La puerta del fondo se abre dejando pasar la luz, interrumpida por una silueta enjuta y reconocible para todo el pueblo, incluida para mí. No estoy asustada, ni lo estaré jamás. No voy a dejarme asustar por un hombre mentiroso y asesino. Se acerca hasta mí, cerrando la puerta de madera, esa misma puerta que me muestra la claridad del día y que hay algo más allá de este asqueroso calabozo, y se sienta en un banco de madera enmohecida, situado al lado de la puerta de mi celda. Celda, esa palabra que tan mal suena, me hace sentir como una delincuente, y yo no lo soy. Continúo sentada ignorando su presencia y alzo la vista a la pequeña ventana, donde anoche antes de caer dormida estaba mi pájaro, mi acompañante nocturno. Pero ya ha desaparecido.
Bajo la vista a los pulgares, hasta que él carraspea para llamar mi atención y comienza a hablar:
-Hoy se impartirá justicia eliminando a la última hija impura de este lugar, habéis deshonrado el nombre del pueblo, habéis matado a decenas de niños saciando vuestra hambre y solo el Señor sabe qué más.
Pongo los ojos en blanco y no puedo evitar reírme. “Espera que no me he enterado muy bien, yo he comido niños y he matado a decenas de personas. Vaya, y yo que no me he dado cuenta. El que ha matado a muchas personas del pueblo sentenciándolas a la hoguera o a la horca has sido tú, señor cura del tres al cuarto”, pienso mordiéndome la lengua para callar, no quiero empeorarlo todo. Ha matado a más de una veintena de personas, entre ellas mi madre, es un hipócrita. La magia no existe, ni ha existido, ni existirá jamás. Son historias creadas para matar a la gente que no les cae bien, para deshacerse de enemigos o personas que no encajan por ser diferentes al resto.
El odio brilla en su mirada gris pasando a ser plateada. Me mira de forma severa por haberme reído de él, continúo con la sonrisa en el rostro. “Cambio de planes, voy a morir de todas formas, mejor que sea con dignidad… o lo que queda de ella”.
-¿Sabe usted que una bruja es capaz de hipnotizar a un hombre con la mirada?-sonrío de lado- y… claro que sabe que…-digo levantándome y acercándome a los barrotes que de él me separan- podría seducirlo a usted-me muerdo el labio riéndome en mi interior.
Que divertido es esto de “ser una bruja”, claro que antes de acabar quemada en la hoguera. Me paro agarrando los barrotes con mis manos y le continúo sonriendo de forma pícara, él entreabre los labios para decir algo pero la puerta se abre interrumpiendo nuestra divertida escena y bañando la sala con la luz clara del exterior. Un hombre, más bien un chico, de ojos azules, piel tostada y pelo castaño, quemado por el trabajo al sol, entra en la sala hasta acercarse a su querido cura y le susurra algo al oído que lo hace enfadar, o eso me parece a mí. El padre Rossmert se gira hacía mí y alza una mano indicándole que se acerque sin dejar de sonreír.
-Pronto te pudrirás en las llamas de la hoguera y acabaremos con tu raza.
-Pronto acabará usted en mis brazos cambiando de idea.
De improviso una mano me golpea en la mejilla por entre los barrotes, me arde el pómulo y aparto el rostro para luego mirar a mi agresor. Richmore el chico de pelo castaño, acaba de acercarse a mi celda recorriendo la sala. Bufo alejándome de los barrotes y mirándolo a él también.
-Tranquilo, tú también acabarás a mis pies.
Me río. Richmore es el hijo del alcalde por el cual todas las chicas del pueblo suspiran, aunque el muchacho no sabe hacer nada más que pasearse por las calles rondando en busca de noticias jugosas para contarle al padre o a cualquiera con poder ante la ley.
Lo observo esperando su reacción y presintiendo lo que va a hacer al ver sus labios moverse de un lado a otro. Me aparto de donde me encuentro consiguiendo evitar su escupitajo.
-Te leo la mente-bromeo sentándome en el suelo mientras jugueteo con un mechón de mi pelo.
Ambos me miran hasta que finalmente sin mediar palabra salen del lugar cerrando la puerta de madera como la noche anterior.
Grito. Sinceramente me he vuelto loca. Le doy una patada a mi puerta de barrotes, para luego quejarme sujetándome el pie dolorido y volverme a sentar frotando mi piel descalzo. Veo algo brillar bajo el banco. Lo escudriño con la mirada y me doy cuenta de que son un manojo de llaves tiradas sobre el suelo. Enarco una ceja. “Esto es demasiada suerte, dudo que se les hayan caído así sin más. Pero bueno por intentar salir no me pasará nada”. Me acerco a la reja y extiendo mi brazo delgado entre las barras de hierro hasta alcanzar las llaves. Sonrío por mi logro y las agarro con ambas manos, atrayéndolas hasta mí. Las observo frente a mis ojos frunciendo los labios. Cojo una de las llaves, una pequeña y medio oxidada como la celda y saco la mano por los barrotes, con la llave, acertando en la cerradura, girándola con cuidado para que no se caiga. «Clack» la puerta se abre y la empujo con la mano saliendo de la celda y cogiendo las llaves.
“Esto es demasiada casualidad, no puede ser real, esas llaves no estaban antes allí ni se le habían caído al cura sino lo habría escuchado”.


(El capítulo uno no acaba aquí pero pensé en poner sólo un trozo orientativo y si os gustaba seguir poniendo o ya poner la dirección del blog)
avatar
Hazel Schwarzk
DISTRITO SEIS.
DISTRITO SEIS.

Mensajes : 1031
Edad : 21

http://flickr.com/tutuduo

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna de Salem (parte de una novela)

Mensaje por Charlie Kaenell el Jue 22 Sep 2011, 01:42

Bueeeeeno, yo ya había leído eso, pero aprovecho para decirte que me mola muchomucho! *-*
avatar
Charlie Kaenell
DISTRITO SIETE.
DISTRITO SIETE.

Mensajes : 205

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.